El atuendo del friki

El atuendo del friki

De moda ser geek

fraggle rock

El friki (o ahora nuevo término de moda geek, por ser su nombre equivalente en inglés) ha puesto de moda la estética nerd (o ‘ratón de biblioteca’ en inglés), consistente en gafas de pasta enormes, pinta de empollón y de niño bueno… con un toque sexy. Este look está tan de moda que lo verdaderamente difícil es llegar a saber distinguir quién es un friki de verdad y quién un fashion victim con mucho postureo. Este atuendo se caracteriza también por incluir tirantes pajaritas, faldas plegadas de cuadros, camisa blanca, leotardos…

Friki por niveles

Si solo somos un poco frikis, nuestra forma de vestir será normal, aunque con algún elemento que nos identifique, como una camiseta de alguna serie, película o personaje de nuestra infancia.

Una de las ventajas de esto para las chicas es que hace unos años no se encontraba ropa friki para mujeres, por lo que había que autoconfeccionársela o conformarse con lucir las antiestéticas prendas masculinas customizadas. En cambio ahora existen multitud de prendas (incluso medias, leggins y faldas) con diseño friki que no te obligan a dejar de ser femenina para lucirlas con orgullo. Lamentablemente es habitual admirar la camiseta de alguna chica por su buen gusto (musical, cinematográfico…) y que nos confiese que no conoce al grupo o la película a la que hace referencia, pues solo compró la camiseta porque le gustó el diseño.

Si no nos importa en absoluto ir bien vestidos, sexis y no tenemos sentido del ridículo, los niveles de ropa friki aumentan considerablemente: sudaderas y camisetas con relieves y texturas imitando las formas de las Tortugas Ninja, Zelda, el Capitán América o Chewaca te mantendrán en un grupo al que una línea demasiado fina e indefinida apenas separa la ropa del disfraz.

Si ya has llegado al cosplay, es que tu nivel de frikismo ha llegado al máximo. Probablemente eres de los que van a la oficina con corbatas de 8 bits y calcetines de ejecutivo de Batman.

Fuente: fanisetas.com

Deja un comentario