Coches y Ordenadores, dos pasiones escondidas

Coches y Ordenadores, dos pasiones escondidas

DSC06929-B

Si una de mis pasiones son los ordenadores otra lo son, sin duda, los coches. De hecho, si lo pensamos bien son parecidos. Circuitos y más circuitos que provocan su funcionamiento, un buen motor, cuánto más veloz mejor, y un buen equipamiento, aunque la verdad es que hay que ser un poco friki para entender dicha comparación.

A veces pienso que el coche del futuro está por llegar, obviamente esto es lógico porque si miráis la frase de nuevo es que no tiene otra, pero a lo que me refiero es que aún no se ha ideado como tal. Un coche con total fruncimiento de ordenador, hasta la más pequeña bujía formaría parte de ese engranaje de software. En fin, un sueño como cualquier otro.

El caso es que estuve leyendo que los propietarios de los coches de las marcas más famosas y caras son los que más problemas tienen a al hora de encontrar un buen taller al que llevar su vehículo y esto es, simplemente, por la confianza. Por lo visto no se fían de dejar su amor de cuatro ruedas en según qué talleres, por muy buena pinta que tengan, y yo los entiendo totalmente porque me hago muchos kilómetros todos los años para llevar mi BMW hasta el mejor taller que conozco, o al menos el que más confianza me da, Talleres Paiz, en Granada.  Como es lógico no lo puedo estar llevando cada vez que le oigo al coche un ruido extraño pero sí lo hago cada año para las revisiones, son los mejores, y esto es así porque con un taller exclusivo de BMW y MINI, conocen y trabajan la marca como nadie, y cuentan con más de cuatro décadas de experiencia.

Es el taller de BMW en Granada al que nunca dejaré de llevar mi tesoro (mi coche obviamente).

Y es que yo cuido tanto a mi coche como a mi ordenador, son mis pasiones y como tales hay que cuidarlas. Del ordenador casi siempre me encargo yo pero en ocasiones muy puntuales en los que debo acudir a tiendas de informática o a talleres lo que hago es ir siempre a los mismos sitios donde sé que no van a meter la pata porque para mí, que toquen mi ordenador o mi coche es como si me arrancaran una pierna y aunque parezca exagerado o de psiquiátrico lo diré ahora y mil veces más si hace falta. Es por eso por lo que os podéis fiar de los consejos que os dé sobre estos dos temas, porque jamás bromeo ni juego con ellos, aunque a mi pareja es mejor esconderle un poco estas pasiones no vaya a ser que empiece a mirarme raro y tengamos un problema.

Deja un comentario