La irrupción del coronavirus ha cambiado el mundo tal y como lo conocíamos. Primero fue el confinamiento, en el que solo podíamos acudir a los supermercados y tiendas de alimentación. Después le siguieron, poco a poco, la apertura de la hostelería con las terrazas en primer lugar y después con la posibilidad de acceder al interior de los locales en la conocida como fase 2. A pesar de que esas salidas eran las grandes aliadas de muchas personas para salir de casa, muchos otros apelaron por la responsabilidad y decidieron cuidar a sus familiares más vulnerables, los conocidos como población de riesgo, quedándose en casa el máximo tiempo posible y limitando las salidas. En todos esos momentos, un servicio que ya existía empezó a ganar adeptos, a ganarse un espacio en todas las casas hasta ser algo habitual e incluso imprescindible para evitar traslados innecesarios. Hablamos de la venta online, un servicio que ha acabado de explotar con la pandemia y que permite a los usuarios comprar todo lo necesario a través de un solo clic.

Comparte en Twitter

Compartir