La importancia de un buen branding

La importancia de un buen branding

En la actualidad la globalización del mercado ha hecho que todas las empresas tengan un gran número de competidores, incluso si a priori son la única de su sector en la localización en la que se sitúen y es que la red nos ha puesto al alcance de la mano comercios que incluso se encuentran en otros continentes, pero los cuales nos pueden servir sus productos en menos de 24 o 48 horas. Por este motivo tener un buen branding que nos diferencie de los demás puede ser una de las claves para que tengamos nuestro nicho de mercado, por ello Dicendi nos ayuda a llevar a cabo esta labor para la cual muchos de nosotros no tenemos conocimientos.

Hoy os hablaremos de los puntos clave que debe tener un branding para conseguir que sea un éxito e incentive que nuestra empresa llegue lo más alto posible, siempre claro, teniendo en cuenta que no es el único factor que hará que esto sea así.

Antes de comenzar con las claves, debemos empezar por definir branding, y es que este término inglés, según Wikipedia, lo definimos como un anglicismo empleado en mercadotecnia que hace referencia al proceso de hacer y construir una marca mediante la administración estratégica del conjunto total de activos vinculados en forma directa o indirecta al nombre y/o símbolo que identifican a la marca influyendo en su valor.

Definido el concepto, pasamos a ver los ocho puntos que harán de nuestro branding un buen branding, como los que han triunfado en 2016. Para ello debemos comenzar por definir el nombre, y es que este nos acompañará el resto de nuestra vida en la empresa, esta identidad no es una mera tarea creativa ya que también es un acción estratégica la cual orientaremos según el mercado, los conceptos de marca que queramos transmitir y las características de nuestro público potencial. Para ello debemos tener en cuenta:

  • Pensamiento online: debemos tener en cuenta que el futuro pasa por internet por ello cuando tengamos un nombre escogido deberemos comprobar que los dominios que corresponderían a esa marca están libres.
  • Simpleza: nuestro nombre ha de ser fruto de una combinación de originalidad, creatividad, buena sonoridad, diferente al resto y fácil de recordar y pronunciar.
  • Unión nombre – logo: debemos procurar que nuestro logo y nuestro nombre mariden perfectamente ya que serán las primeras nociones que tendrán nuestros clientes de nosotros.
  • Explora: debemos tener en cuenta todas las alternativas posibles, bien sean en nuestro idioma o no, y siendo en un idioma extranjero debemos cerciorarnos de que el nombre no implique connotaciones negativas en otros lugares que nos puedan afectar.
  • Google Adwords: esta herramienta que nos proporciona la compañía tecnológica Google es un gran aliado para nosotros y es que podemos usarla para conocer cuáles son las palabras más usadas en el sector en el que nos englobamos así como cuales de ellas tiene un mejor posicionamiento en la red y además también podemos saber si existe algún nombre parecido al nuestro.
  • Comunidad: no debemos estar solos a la hora de adoptar el nombre de nuestra empresa y es que cuantos más seamos a proponer ideas, será mejor ya que cada uno aportará su punto de vista y entre todos y con la suma de los conocimientos de cada uno, saldrá un nombre que será el mejor para nuestra compañía.
  • Largo plazo: no debemos cerrarnos al comercio local únicamente, como mencionábamos al principio, la globalización ha hecho que todo el mundo pueda conocernos, por ello debemos buscar nuestra expansión y nuestro futuro a largo plazo.
  • Diferente: si queremos hacer cosas diferentes, hagamos cosas diferentes. Nuestra competencia como ya hemos mencionado es mucha y en algunos casos muy fuerte, por ello debemos buscar ese lugar que otros no buscan, el nicho de mercado que nos hará únicos frente al resto y que por tanto será el que nos de beneficios.

Otros elementos que también influyen en el branding

Como os mencionábamos con anterioridad, nuestro logo, nuestra identidad corporativa y nuestra respuesta social son otros de los elementos diferenciadores que influyen en que nuestro branding consiga el éxito que esperamos ya que en un mercado muy competido, la diferencia, es el punto clave y fundamental para adelantar a nuestros competidores y conseguir así llegar lo más lejos posible.